Series Tv

13 Reasons Why llegó a su fin con desgarrador final


El viernes pasado se estrenó la cuarta y última temporada de 13 Reasons Why, una de las series adolescentes más polémicas del último tiempo.
La producción de Netflix que se centraba en mostrar el mundo más oscuro de los adolescentes, concluyó con una temporada de 10 capítulos, donde no todos sus protagonistas sobrevivieron.
Recordemos que la serie comenzó contando la historia de Hannah Baker (Katherine Langford), una joven estudiante que se quita la vida debido al bullying que sufría en la secundaria.
Desde ahí, el programa comenzó a tocar otros temas que incluían las drogas, la violación, el embarazo adolescente y la salud mental.
De hecho, el nuevo ciclo se centró precisamente en este último tema y cómo todo lo vivido en los últimos años dañaron a Clay Jensen (Dylan Minnette), el protagonista de la historia.
A través de los episodios podemos ir viendo cómo la culpabilidad, ansiedad y depresión van deteriorando la salud mental de Clay, quien llega a tener comportamientos muy erráticos.
El resto de sus compañeros, en tanto, también sufren las consecuencias de la muerte de Bryce Walker y de Montgomery de la Cruz, en las cuales todos tuvieron una participación directa o indirecta.
En los nuevos episodios, Clay, Jess, Justin, Any, Alex, Tony, Tyler y Zach se enfrentan a su último año en la secundaria y al proceso para entrar a la universidad. Pero también los sigue acechando su participación en la muerte de Bryce y Monty, mientras Winston y otros estudiantes, están determinados a averiguar la verdad.
Por su parte, Alex se enfrenta a su sexualidad, Zach se refugia en el alcohol, Justin lucha contra sus adicciones, Tony encara la furia de la deportación de su familia, y Tyler se involucra con la policía.
Pero a pesar de las batallas individuales, todos se unen contra las medidas de seguridad excesivas impuesta por la escuela y posteriormente con una inesperada enfermedad de Justin.
En los últimos episodios podemos ver cómo Justin colapsa en medio de su fiesta graduación y debe ser trasladado de urgencia al hospital. Allí sus médicos descubren que era VIH positivo, lo que había avanzado a Sida.
Y es que el joven no sólo había sido adicto a las drogas, sino que también se había visto obligado a prostituirse con hombres mientras vivía en las calles, antes de ser adoptado por los Jensen.
La salud del joven rápidamente empeoró y finalmente murió rodeado por su nueva familia.
Su historia concluye cuando Clay encuentra el ensayo que Justin había escrito para postular a una universidad (la cual lo había aceptado), donde narraba cómo el joven había cambiado su vida para siempre.


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *